top of page

EL COVID-19 Y LA DURA REALIDAD DEL CACAOTERO PERUANO

Actualizado: 30 ago 2020

Moises Pilco lleva más de 20 años dedicado al cultivo de cacao en la ciudad de Tingo María, Huánuco, en Perú. La llegada del Covid-19 ha golpeado fuertemente su vida y sus ingresos.

El 71% de la producción total del cacao peruano tiene como destino final, la exportación. Según el Ministerio de Agricultura son casi 90,000 los productores que se dedican al cultivo de cacao, alcanzando sólo en 2018 una producción de 136,870 toneladas con un rendimiento promedio nacional por hectárea de 940 kg comparado a cifras del 2011 con 54,550 toneladas y un rendimiento de 630 kg. por hectárea. 


Este panorama de constante crecimiento se ha visto afectado sin duda alguna con la llegada del Covid-19. En marzo una de las primeras medidas del gobierno peruano fue decretar el aislamiento social total, cerrando con ello carreteras y accesos impidiendo que los agricultores pudieran llegar a los centros de acopio y cooperativas. Como resultado, hubo sobre maduración del grano, perdiéndose mucho cacao en el árbol.


Sólo en el primer bimestre del año, la exportación del cacao en todas sus presentaciones (grano, manteca, chocolate, en polvo, pasta y fresco) sumó US$ 36 millones 659 mil, lo que representó una caída de 2% con respecto al mismo periodo del 2019, según cifras de la Gerencia de la Asociación de Exportadores (ADEX).


Según El Comité de Café y Cacao de ADEX hasta abril de este año las pérdidas económicas fueron de hasta el 40% en los cultivos de cacao, por los efectos del coronavirus y la cuarentena. Situación que afectó a más de 100,000 familias que producen cacao.


Para Moises Pilco, cacaotero con más de 20 años de experiencia las pérdidas en su chacra fueron muchas. Su producción de cacao Forastero, Porcelana y Aromático tuvieron que ser vendidas a bajo precio por compradores informales durante este tiempo. Producción que regularmente iba destinado a mercado internacional, entre ellos Chile.

A pesar de las circunstancias, desde la segunda semana de abril y de manera progresiva muchas familias cacaoteras, entre ellos Moisés, tuvieron que tomar medidas sanitarias a fin de garantizar el cuidado de su salud y de sus colaboradores. Reiniciaron progresivamente las actividades de exportación para cumplir compromisos de venta asumidos previos al estado de emergencia.


Pero el clima sigue siendo incierto porque después del desconfinamiento a finales de julio, la región de Huánuco ha sido duramente golpeada con el incremento de contagios y muertes, la más alta desde el inicio de la pandemia.

Con este panorama sólo algunas cooperativas han tenido las capacidades técnicas y de gestión para continuar sus procesos de acopio y exportación, como es el caso de organizaciones de Piura y San Martín

Huánuco es una de las 16 regiones del Perú dedicadas al cultivo del cacao y ha sido duramente golpeada con la pandemia. Los cacaoteros se están renovando y produciendo toda clase de productos artesanales provenientes del cacao para poder sobrevivir. Algunos de ellos como el caso de Moisés no recibieron ninguna ayuda por parte del Estado.


A pesar de las duras cifras que actualmente registra Perú, fuente principal de nuestra materia prima, la demanda mundial del cacao a nivel internacional se ha incrementado avizorando un futuro prometedor en este rubro.


63 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


Publicar: Blog2_Post
bottom of page